¿Cuáles son los mitos y realidades de la lactancia materna?

Saber qué es mentira y qué es cierto es muchas veces difícil cuando esas afirmaciones nos la dan personas de nuestra entera confianza. Este post pretende citar algunos de los más frecuentes mitos y realidades de la lactancia materna.

Son muchas las informaciones sobre la lactancia a las que una mujer se expone una vez se embaraza y decide lactar a su hijo.

En mi caso particular he enfrentado diversas situaciones incómodas. He sido víctima de consejos y comentarios que no necesariamente son los más apropiados en el tema. Ej.: Una vecina me dijo que después de los 6 meses de un bebé la leche materna se convierte en sangre, o sea que lo que le damos a nuestros hijos después de los 6 meses es nuestra sangre. ¿Cómo así?

Comentarios fuera de lugar son en ocasiones los responsables de que muchas mamis abandonen esta hermosa labor incluso antes de comenzar.

Veamos algunos mitos y realidades de la lactancia materna:

En cuanto a la bajada de la leche:

  • Come mucha sopa de bacalao
  • Tomas chocolate de agua 
  • Le estás tapando la nariz se asfixiará
  • Toma suficiente agua
  • La leche baja cuando pegas al bebé

Al momento de lactar:

  • NO debes comer, eso dañas al bebé  
  • Si tomas agua se daña la leche
  • Tomar agua es primordial

En general sobre la lactancia:

  • Después de los seis meses ya no necesitan la teta  
  • Si tu mamá no dio teta, tu tampoco  
  • La teta no llenan  
  • Debes darle leche para que se alimente  
  • Debes ponerlo X minutos en cada teta  
  • La lactancia es recomendada hasta los dos años 
  • Alimenta a demanda, cuando el quiera y donde quiera 

Estos son sólo algunos de los mitos y realidades de la lactancia materna a lo que he sido expuesta y lo han sido, también,  algunas mamis que conozco.

Comer sopa de bacalao, tomar chocolate y un sinnúmero de infusiones extrañas NO aumenta la cantidad de leche que produce una mujer, está sólo depende de las veces que pegues al bebé al pecho y la cantidad de agua que tomes.

Ahora bien, el chocolate, el bacalo y demás te provocarán mucha sed y por consiguiente tomarás agua, esa es la única realidad.

Mamis seamos racionales, NO es posible ni va a suceder NUNCA que un pedazo de plátano te salga por los pechos.

Es un mito que comer mientras lactas le hace daño al bebé, hay un proceso por el que atraviesan los alimentos antes de pasar a la sangre y demás fluidos del cuerpo que se llama DIGESTIÓN.  

Cuando un bebé cumple seis meses ciertamente ya la leche materna no es suficiente para él,  y necesita más ALIMENTO. Pues claro, esa es la edad en la que el humano bebé está iniciando a motivarse y sentirse atraído a los alimento que forman parte de nuestra dieta.

No conocemos ningún adulto que se alimente SÓLO de leche. Entonces, a partir de esa edad lo que debemos es ir introduciendo los alimentos, complementar su lactancia con comidas sólidas. Esto es importante para que aprendan a ingerir los alimentos que comen todos en la familia.  

“Para que sea provechosa la lactancia materna se debe procurar mantener el mayor tiempo posible

Es importante estar informados para lograrlo, conocer bien cuáles son los mitos y realidades de la lactancia materna. Los pechos sólo se “secan” cuando el bebé  no se pega. Y si se consume poca agua la producción de leche baja.

Debamos ser más cuidadosos al hacer algún comentario, pues es probable que esa mamá esté atravesando una situación difícil, y antes de dar nuestro parecer sobre algo seamos meticuloso, investiguemos sobre las verdades o mitos de lo que decimos para no desinformar y convertirnos en los responsables de que un bebé se quede si su alimento primordial.

No soy médico, sólo soy una mamá que ha buscado informarse lo más posible sobre la formación de mis bebés desde el momento en que son concebidos.

Hablo simplemente en base a mi experiencia en el tema. Mi bebé mayor (hoy con 4 años) recibió lactancia exclusiva durante los primero 6 meses y complementada con alimentos hasta el año y tres meses.

La beba, por razones laborales, sólo logró cuatro meses de manera exclusiva y complementada con fórmula hasta los seis.

Mi Más chiquito (Juan Tomás) va por cuatro meses tomando la mejor leche que puede recibir, ya regresé a trabajar y aún así sigo lactando.

Esto me permite hablarle con algo de experiencia en el tema, he sido víctima de consejos inadecuados que lo único que han logrado en mí es empoderarme del tema, investigar y conocer cuáles de ellos son reales o no.

Como mamis investiguemos bien cuáles son los mitos y realidades de la lactancia materna para que logremos lactar a nuestro niños el mayor tiempo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *